Yin Yang II

15 septiembre 2007 at 10:22 pm Deja un comentario

Hace cosa de año y medio publiqué una entrada llamada Yin Yang, en la que hablaba del equilibrio entre buenas y malas sensaciones. Por aquel entonces mis equilibrismos deportivos consistian en llegar a los 5 km y en superar unas molestias de rodilla propias de la aclimatación al trotar. Hoy por hoy y aunque la forma va cambiando, el fondo sigue ahí; siempre existen balanzas que nivelar.

El jueves me tocaba tempo, 8km en total, 5 de ellos a 4:42. Como tengo la rueda trasera de la bici deshinchada y no tengo mancha por casa, opté por subir la cuesta (2.5km) hasta la pista como quien va a San Fernando, pero sin el caminando. La cuestión es que no conecté el pulsómetro y subí la cuesta “a ritmo de buen cubero”, pero lo de buen es por hacer honor a la frase porque creo que quise ser un cubero fitipaldi. Sin embargo el exceso no lo noté en la cuesta, sino al comenzar el ejercicio propiamente dicho.

Sin hacer descanso, doy una vuelta lenta a la pista y tras ella, pongo el pulsometro en marcha. El primer kilometro lo paso en 4:38 pero no voy nada bien. El km2 4:47, y ahi ya veo que o me he pasado en la subida, o me he quedao sin fuel, o vaya usted a saber; sencillamente no me sigue el cuerpo. En el 3, pensando muy seriamente en parar, 4:56. Sé que cuando comenzé a correr había dias que lo pasaba realmente mal, por lo que no diré que este fuera el peor, pero sí uno de los peores que recuerdo. El km4 lo paso a 5:03, voy mal. Me digo a mi mismo que respire más, que si hay que resoplar, se resopla, porque tengo la sensación de que quizá metiendo más oxígeno la cosa vaya mejor. Me funciona, y hago el km5 en 4:48. Volví a trote lento a casa. Estuve todo el viernes mal, muy cansado y de mal humor, veía muy claro que me había pasado y que a mi cuerpo no le había gustado nada el tema.

Hoy sábado he salido por la tarde para hacer unos 10km; en realidad segun el plan mañana domingo tocaban 15km, pero no voy a poder hacerlos por compromisos paelleros así que he salido dispuesto a hacer una versión algo reducida, dado que había comido bastante pesado. Como los domingos es volumen y no tempo, dejo el Polar en casa. En fin, menuda sorpresa! Iban pasando los kilómetros y comprobaba como el malestar se había ido; iba concentrado en la forma y a buen ritmo, pasan las vueltas a parqueKM y me noto bien; llego a los 10KM que me había propuesto y me decido a seguir; la cosa marcha bien y me da la sensacion de que puedo seguir indefinidamente; llego al portal de mi casa con 15 kilómetros más en mi haber y una sonrisa reflejo de cómo el Yin y el Yang a veces nos señalan con el dedo (muy metafóricamente hablando) y se pegan hartones de reír…

Anuncios

Entry filed under: Entrenamientos.

“Correr es de cobardes” Pensando en voz alta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


septiembre 2007
L M X J V S D
« Ago   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: